TARTA DE ENSUEÑO

marzo 21, 2013

TARTA PARA EL DÍA DEL PADRE


     Como siempre, llego un poco tarde para enseñaros lo que hice para el Día del Padre y Día de San José. Pero es que no tengo remedio, y se me junta todo. Con dos niños pequeños es difícil. No sé si será cuestión de organización, pero nunca tengo tiempo. Menos mal que esta tarta la podéis hacer para cualquier otra celebración, por ejemplo, para el Día de la Madre, que por aquí lo celebramos el primer domingo de mayo, creo recordar. (Luego, no decidme que no hago las cosas con tiempo, ¡jejeje!).
     Bueno, esta tarta que os voy a presentar hoy es por ahora mi preferida. Desde que empecé el blog he querido hacerla. La he visto en muchas páginas web, blog, pinterest, ... y siempre me pregunté cómo se haría esa maravilla. Pues bien, hoy os lo voy a contar yo, con ayuda de Alma Obregón que en su blog nos pone un paso a paso para lograr esta decoración tan original y fácil. Pensé que me costaría más trabajo, pero qué va, con un poco de práctica y tranquilidad puede quedar que ni pintada. 


      Os voy a decir el nombre que le he puesto a la tarta: Ruffle Devil´s Food Cake con relleno de chocolate y cubierta de buttercream de helado de fresa. (Me parezco a los restaurantes que le ponen nombres larguísimos a sus platos para que parezcan más finos). Si os lo digo todo en inglés ya será para morirse: Ruffle Devil's Food Cake with Chocolate Filling and Strawberry Icecream Buttercream Frosting. ¡Ahí queda eso! Lo cierto y verdad es que, a pesar de su nombre tan largo, se puede definir en una sola palabra: BUENÍSIMA. Con esta tarta he combinado dos de mis sabores favoritos, el chocolate y la fresa. No sabía si quedaría bien y me gustaría, pero me gustó. ¡Vaya que sí!
     El otro día, cuando fui a la frutería, las vi y se me antojaron unas fresas. Sería que ya tenía en mente hacer esta tarta. Mi frutera de confianza me las escogió una a una. (Muchas gracias, Mª Jesús). Las quería pequeñitas, más o menos todas del mismo tamaño, como ahora vienen todas tan grandes...,  para ponerlas de adorno en la tarta al natural y bañadas en chocolate. Estaban muy ricas y dulces.


      Al igual que su nombre, la tarta me llevó tiempo de preparación. Son varias cosas las que hay que hacer y tardé dos días. Hubiera tardado menos si me hubieran dejado, pero creo que mejor hacer las cosas tranquilamente, para que salga bien. Os paso a detallar lo que lleva la receta y el montaje.

RUFFLE DEVIL'S FOOD CAKE WITH CHOCOLATE FILLING AND STRAWBERRY ICECREAM BUTTERCREAM FROSTING

Devil's Food Cake (bizcocho)
Frosting de chocolate (relleno)
Buttercream de helado de fresa (frosting)
Almíbar de mermelada de fresa
Chocolate fondant
Fresas (15-20 unidades)

     La receta del bizcocho, Devil´s Food Cake, la encontré en un blog que se llama El recetario de Lady Halcón. Este bizcocho es muy compacto, pero es bastante suave y tiene un sabor a cacao estupendo. No es el clásico bizcocho esponjoso, porque no lleva nada de levadura ni las claras  a punto de nieve, pero está muy bueno.



Devil's Food Cake

Ingredientes:

280 gr. harina normal
1 cdta. bicarbonato
1/4 cdta. sal
250 gr. mantequilla sin sal a temperatura ambiente
220 gr. azúcar moreno
150 gr. azúcar blanca
4 huevos grandes a temperatura  ambiente
20 gotas de roma de vainilla
125 gr. chocolate fondant (yo utilicé Nestlé Postres Intenso)
250 ml. buttermilk (o 250 ml. leche a temperatura ambiente más 1 cda. zumo de limón)

Preparación:

  • Antes de encender el horno, y para ahorrar energía, podemos ir preparando una serie de cosas que luego nos vendrá bien tenerlas listas.
  • Preparamos dos moldes de 20 cm. con papel de horno para el fondo y engrasados en los laterales. Para enharinarlos, recordad que si lo hacéis con cacao en polvo cuando el bizcocho sea de chocolate quedará mucho mejor.
  • Preparamos también la buttermilk, si no la tenemos, poniendo en un jarro 250 ml. de leche a temperatura ambiente y una cucharada de zumo de limón. Lo removemos y lo dejamos reposar durante 15 minutos hasta que espese.
  • Derretimos el chocolate fondant al baño maría.
  • En un bol, tamizamos la harina, la sal y el bicarbonato.
  • Ahora ya, ponemos el horno a calentar a 180ºC, calor arriba y abajo.
  • En otro bol, cortamos la mantequilla en dados y batimos con ayuda de un mezclador eléctrico manual, si no tenéis KA como yo. Una vez tenemos la mantequilla bien blanda, echamos los dos azúcares y mezclamos hasta que la mezcla sea homogénea.
  • Añadimos a la mezcla los huevos de uno en uno, esperando a que se incorpore bien a la masa y batiendo durante 1 minuto más antes de añadir el siguiente.
  • Una vez incorporados los huevos, añadimos la vainilla y batimos 1 minuto más para que se mezcle. 
  • Continuamos vertiendo el chocolate derretido y seguimos batiendo hasta que la masa tenga un color homogéneo.
  • Dividimos la mezcla de los ingredientes secos en 3 partes y las añadimos por separado a la mezcla de huevos, intercalando entre ellas la buttermilk. Al igual que con los huevos, no añadimos la siguiente tanda hasta que no esté totalmente incorporados los ingredientes a la masa. Batimos todo hasta que tengamos una masa esponjosa y homogénea.
  • Una vez que esté todo bien batido, repartimos la masa en los dos moldes. Alisamos la superficie para que suba lo más recto posible.
  • Ya sabéis que los tiempos de horneado varían. éste puede durar entre 30-50 minutos. A partir de los 30 minutos ya podéis pinchar con un palillo y si sale limpio es que está listo.
  • Dejamos enfriar en el molde 15 minutos y luego pasamos a una rejilla para terminar de enfriar durante al menos 45 minutos.
  • Pasado este tiempo, envuelve cada bizcocho en papel film y meter en el frigorífico toda la noche, o unas 8 horas. Así el bizcocho queda más manejable, y los sabores se han integrado totalmente.

     Para rellenar el bizcocho, le puse una buttercream de cacao que ya he utilizado en otras recetas. Os dejo aquí el enlace. Pinchad aquí. Con esta cantidad tendréis para rellenar el bizcocho, si sólo tiene una capa y para cubrirlo con una fina capa, antes de echarle el frosting de helado de fresa, para tapar huecos e imperfecciones. 
Como también era de chocolate, no se aprecian bien en la foto la capa de relleno y la de bizcocho, pero el conjunto estaba muy bueno.



     Ahora es el turno de la buttercream de helado de fresa. La verdad es que cuando he descubierto el Nesquik de fresa, todas las recetas que lo llevan intento hacerlas. Me gusta mucho su sabor y, aunque no es fresa auténtica, tiene un toque muy especial. A mi hijo mayor le ha encantado, y de esta tarta es lo primero que se comió. Esta receta la he sacado del blog de Alma: Objetivo: Cupcake Perfecto. (He cambiado algunas cosillas). Con la cantidad de la receta, tuve para la decoración lateral, pero me faltó un poco para terminar de decorar la superficie, por lo tanto, o hacéis dos veces la receta o simplemente, hacéis otra decoración.

Buttercream de helado de fresa

Ingredientes:

250 gr. mantequilla sin sal a temperatura ambiente
400 gr. icing sugar (o azúcar glas)
3 cdas. Nesquik de fresa
60 ml. leche semidesnatada (yo usé entera)
Colorante rosa Wilton

Preparación:

  • La mantequilla tenemos que sacarla por lo menos 4 horas antes del frigorífico.
  • Tamizamos el azúcar glas.
  • Mezclamos la leche con el Nesquik de fresa.
  • En un mezclador eléctrico manual, ponemos la mantequilla y batimos hasta que esté bien blanda. Luego añadimos el azúcar glas y mezclamos. A continuación, añadimos poco a poco la leche con el Nesquik y seguimos batiendo hasta que esté todo bien integrado, durante 1 minuto a velocidad baja.
  • Añadimos el colorante rosa. Sólo la puntita de un cuchillo. (Le añadí un poco de colorante porque quería que el color fuese un pelín más intenso. Como véis en las fotos queda muy natural).
  • Continuamos batiendo durante 4-5 minutos a velocidad alta.

Almíbar de mermelada de fresa

Ingredientes:

100 ml. agua
30 gr. azúcar
2 cdas. mermelada de fresa ( a ser posible sin trocitos)

Preparación:

  • Ponemos todos los ingredientes en un cazo y llevamos a ebullición. Mantenemos el hervor durante 4 minutos. Dejamos enfriar y reservamos.
     Le añadí al bizcocho un almíbar, a cada una de las capas para que estuviese más jugoso y se me ocurrió que con este almíbar de fresa quedaría muy bien.



Fresas bañadas en chocolate

Ingredientes:

7-8 fresas lavadas y secadas
75 gr. chocolate fondant (yo utilicé Nestlé Postres)

Preparación:

  • No es que haya que tener mucha ciencia para bañar unas fresas en chocolate, simplemente, derretir el chocolate al baño maría e introducir las fresas, una a una, cogiéndolas por la parte verde. Ponerlas sobre un papel de horno y dejar que se endurezca el chocolate.
  • Lo que sí es que tenéis que tener cuidado de no cogerlas por el chocolate porque se quedarán las huellas marcadas. Me pasó a mí, y lo podéis ver en alguna de las fotos. (Ya lo sé para la próxima vez).
 
     Llega la hora del montaje, que no resultó nada difícil. Será que la práctica va haciendo su trabajo.
    Los bizcochos tenemos que haberlos sacado del frigorífico por lo menos una hora antes de trabajar con ellos, porque como son de mantequilla, estarán un poco duros y se pueden romper.
     Lo primero es igualar los bizcochos, si tenéis con una lira, si no, con un cuchillo. Ponemos un bizcocho sobre una bandeja, lo pincelamos con la mitad del almíbar y, con ayuda de una manga, lo rellenamos con una buena capa de relleno de chocolate. Pincelamos el otro bizcocho con el resto del almíbar y colocamos encima del anterior.
     Con el resto del relleno de chocolate, cubrimos los huecos que hayan quedado por los laterales y cubrimos también la superficie de todo el bizcocho.
     Ahora pasamos a hacer la decoración de la tarta. Para hacer la decoración "ruffle" (que significa ondulado, de ahí las patatas fritas Ruffles) tenemos que coger una boquilla especial en forma de lágrima. Rellenamos la manga con la buttercream de helado de fresa y pasamos a la acción.
     Con un cuchillo u otro marcador, dibujamos líneas verticales alrededor de toda la tarta y a distancias iguales. Serán nuestros marcadores que determinarán el ancho de cada dibujo. 
     Con la parte ancha de la boquilla pegada a la tarta, también en vertical, apretaremos de forma constante e iremos haciendo "s", subiendo a lo largo del espacio entre líneas que hemos dejado. Como ya os comenté, os dejo el enlace con el blog de Alma para que lo veáis y os resultará más fácil. Pinchad aquí.


     La verdad es que estoy muy orgullosa de mi tarta. Mis ondulaciones no quedaron nada mal y, aunque por encima tuve que hacerle unas rositas pequeñas, con la decoración de fresas naturales y bañadas en chocolate se salvó la cuestión.
     Sé que aún hay mucho que aprender, pero poco a poco.
     Bueno, espero que os haya gustado tanto como a mí y que intentéis hacerla. Como yo siempre digo, hay que atreverse con todo. La primera vez puede que no salga, pero la práctica hace milagros.

Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas