CUPCAKES DE TIRAMISÚ

abril 06, 2013

TIRAMISU CUPCAKES


     El tiramisú fue uno de los primeros postres que hice sola allá por el año 1995 después de unos días con mi prima en Londres, a la que le encanta también la cocina y que me dio la receta. La verdad que, aunque no me gusta mucho el café, considero que a este postre le va genial y que, sin abusar, está buenísimo. Así que pensé, ¿por qué no hacer unos cupcakes de tiramisú? Estoy segura de que habrá mil recetas de tiramisú,  por ejemplo, Martha Stewart tiene una que debe estar riquísima y que acabo de encontrar pero, como yo soy bastante autodidacta, mirando blogs aquí y allá y teniendo mi receta de tiramisú como base, he creado un cupcake de tiramisú que ha quedado bastante logrado. 


     Para contaros un poco de historia sobre el postre del tiramisú, me he estado informando por toda la blogsfera y aquí os dejo un resumen que no tiene desperdicio.
     Según fuentes en blogs italianos, el origen del tiramisú es incierto. Todas las regiones italianas dicen haber inventado este magnífico postre y hay una especie de disputa entre Toscana, Piamonte y Veneto, regiones que forman una especie de triángulo en el Norte de Italia.

     Hay muchas leyendas en torno a este dulce.
     La versión oficial sitúa el nacimiento del tiramisú en el sigo XVII en Siena (región de Toscana) cuando algunos pasteleros, en vista de la llegada del Gran Duque de la Toscana Cosimo (Cosme) III de Medici, decidieron prepararle un dulce que hiciera honor a su título y celebrara su grandeza.
     Decidieron que el dulce debía representar la personalidad del Gran Duque con lo cual, debía ser un dulce grande y sabroso pero de fácil preparación y con ingredientes sencillos, además, algo importante, debía ser extremadamente dulce ya que Cosimo amaba literalmente los dulces.
     Así fue creado el Tiramisú que entonces fue llamado "Zuppa del Duca" en honor de Cosimo de Médici que se llevó la receta consigo a Florencia, por aquel entonces cruce de intelectuales y artistas provenientes de todo Italia e Europa y que harían que la receta llegase a todas partes. 
     Se le atribuyeron cualidades afrodisíacas y se cree que fue el dulce preferido de los cortesanos, hasta tal punto que llegó a difundirse la costumbre de tomarse una buena porción antes de los encuentros amorosos. Así cambió el nombre de "Zuppa del Duca" (Sopa del Duque) a tiramisú.  La expresión "te tira su", en lengua veneta, y también en la lengua italiana, podría ser el equivalente en español del "tentempié", pero no tanto a la manera de un aperitivo, pues el tiramisú como dulce es mucho más fortalecedor y de inmediato efecto gracias a la cantidad de glúcidos que incorpora. Algo así como que te "levanta el ánimo". 
     La versión no oficial dice que se inventó en una pastelería de Turín en honor de Camilo Benso conde de Cavour para apoyarlo en su tarea de unificar Italia.
     Pero, también el Veneto tiene su propia versión y es que el tiramisú se inventó en los años cincuenta, concretamente en los burdeles de la región. El señor Arturo Filippini, presidente de la cadena de restaurantes Toulá,  ha admitido: “Había sido efectivamente después de la guerra cuando nos íbamos con amigos a los burdeles de Treviso..., en esos tiempos tenían también cocinero... La maîtresse, a los clientes aficionados (pero también a las mujeres) les ofrecía un dulce diciendo con cortesía estas palabras emblemáticas: Anda, toma cariño, que te doy una cosa que "te tira su"...”. En 1968, el tiramisú artesanal de Alfredo Beltrame (maestro de la hostelería veneta y fundador de una cadena de restaurantes con sede en la ciudad de Treviso, en el veneto) llega oficialmente a la cadena de los restaurantes Toulá. Así fue sacado de la intimidad de los prostibulos y presentado al exterior para conseguir un gran éxito popular.
     Otras fuentes localizan su origen en Oriente, pero esta parte la reservaré para otro día porque ya sería extenderme demasiado.
     Lo que si es cierto es que, parece ser que en principio, no llevaba ni queso Mascarpone, ni nata u otras grasas similares, porque todos esos lípidos no hacen más que tener un peso en el estómago y ralentizar la digestión, con el resultado de obtener el efecto contrario al que se cree que tenía, es decir, crear cansancio y somnolencia en vez de excitación y alegría.
     La receta que me ha llegado a mí es la moderna y es la que os voy a poner a continuación, en forma de cupcake.


CUPCAKES DE TIRAMISÚ

Ingredientes:

Para el cupcake: (utilicé la receta de The Hummingbird Bakery Cookbook del cupcake de vainilla )
120 gr. harina normal
140 gr. caster sugar (azúcar extrafino)
1 1/2 cdta. levadura química
Una pizca de sal
40 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
120 ml. leche entera
1 huevo
1/4 cdta. extracto de vainilla

Para el almíbar:
1 1/2 taza de café bien fuerte tipo "ristretto" de Nespresso 
25 gr. azúcar

Para el frosting:

200 gr. mascarpone (sacar una hora antes)
100 gr. azúcar glas
2 huevos (sacar una hora antes)
Un chorrito de vinagre

Para decorar:

Cacao en polvo




Preparación:

De los cupcakes:
  • Precalentar el honro a 170ºC, calor arriba y abajo, bandeja del medio.
  • Preparar las bandejas de cupcakes con 12 cápsulas de papel.
  • Poenmos la harina, el azúcar, la levadura, la sal y la mantequilla en el mezclador eléctrico manual y batimos a velocidad baja hasta que tenga consistencia de arena y esté todo bien combinado. Añadir poco a poco la mitad de la leche y batir hasta que la leche esté bien incorporada.
  • En un bol, batir el huevo, el resto de la leche y la vainilla durante unos segundos, y verter en la mezcla de harina. Continuar batiendo hasta que esté todo bien incorporado (rascar los ingredientes que se pegan en las paredes del bol con una espátula para que no haya grumos). Continuar batiendo por un par de minutos más hasta que la mezcla esté suave. No batir en exceso.
  • Añadir la mezcla a cucharadas en las cápsulas ocupando unos 2/3 de ella y hornear durante unos 20-25 minutos, o hasta que estén dorados y el bizcocho esté firme al tacto. Comprobar pinchando con un palillo que deberá salir limpio. Dejar unos 5 minutos que se atemperan en el molde y luego pasar a una rejilla para que se terminen de enfriar completamente.


Del almíbar:
  • Hacer una taza y media (o dos) de café bien fuerte.
  • Poner en una cazo el café y añadir el azúcar.
  • Llevarlo a ebullición durante cuatro minutos.
  • Dejar enfriar.
Del frosting:
  • Separar las yemas de las claras.
  • Poner en un bol las yemas con el azúcar  y batir bien hasta que estén blanquecinas.
  • A continuación, añadir el queso mascarpone, que tenemos que haberlo sacado de la nevera una hora antes de trabajar con él. Volver a batir hasta que todos los ingredientes estén bien ligados.
  • En un bol aparte, montar las claras a punto de nieve y añadir un chorrito de vinagre como estabilizante.
  • Añadir una cucharada de las claras a la mezcla de yemas y remover para unificar texturas. Luego, ir añadiendo el resto a cucharadas e ir moviendo con una espátula y con movientos envolventes para no perder la esponjosidad.
Montaje:
  • Una vez fríos los cupcakes, los empaparemos con el almíbar de café. Para ello podemos utilizar una jeringuilla en ir haciéndole agujeritos e introduciendo el líquido. No pasarse, para que no queden borrachos.
  • Después, extenderemos un poco del frosting sobre el cupcake, y con una manga le daremos la forma que queramos. (No podemos hacer muchas florituras porque, aunque consistente, es una crema que no llega a tener el suficiente cuerpo para que el dibujo que queramos hacer se mantenga, se pierde un poco. Por eso, yo lo hice en espiral simple).
  • A continuación, espolvoreamos el cacao con un tamizador por encima.


     Al que le guste, puede añadir al café un poco de licor. Lo que sí no debéis olvidar es que si queréis que sepa un poco a café tenéis que poner un café fuerte porque, cuando yo lo hice, lo hice con uno muy flojo y no quedó muy bien. Le faltaba el gusto a café, no excesivo, pero tampoco agua.
     Bueno, espero que os guste y que paséis un buen fin de semana, que parece que por aquí va a ser bueno. Yo ya esta mañana he hecho esta foto que me recuerda a la primavera y a la Semana Santa que ya pasó.




Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas