SORBETE DE CEREZAS PICOTAS

julio 23, 2013

PICOTA CHERRY SORBET

     Nunca pensé que hacer un sorbete fuera tan sencillo. Había comprado unas picotas y me apetecía hacer algo refrescante con ellas. Tengo un montón de revistas de esas como Cocina Fácil y algunas veces me da por leerlas y estudiarlas hasta que me decido por hacer alguna o la cierro y hasta otro día que vuelvo a hacer lo mismo. Pero esta vez, le ha tocado al sorbete de picotas y es que, aunque en la revista es de frambuesas y nectarinas aquí lo que prima es lo que haya en el frigorífico.


 Y, ¿cuál es la diferencia entre la picota y la cereza? Bueno, pues informándome un poco de los dos frutos aquí os dejo lo que he encontrado que me parece bastante interesante. Por ejemplo, y lo más obvio, es que las cerezas tienen rabito y las picotas no. ¿Porque se lo quitan? No. Porque las picotas se recogen a su total maduración y cuando caen del árbol lo hacen sin rabito.      La picota es una especie de cereza que se da solamente en Extremadura en la zona del Valle del Jerte y en algún territorio de la zona de la Vera. Todas las picotas son cerezas pero no todas las cerezas son picotas. 
     A finales de primavera comienza la temporada de las cerezas que se producen en muchas zonas de España. Hay gran variedad de ellas cuyos colores van del amarillo al negro, siendo las más conocidas las de la variedad de rojo cereza, con un color rojo intenso parecido al granate.
     La temporada de picotas es más tardía. No es hasta principios de julio cuando podemos disfrutar de ellas y sólo hasta finales de agosto. Las picotas tienen un color más intenso y oscuro.
     La picota es más pequeña y más sabrosa, más dulce y con menos acidez. A pesar de lo que yo creía, la picota es más cara que la cereza, a pesar de ser más pequeña y es que, su dulzor y su carne tersa y firme hacen que sea más cotizada. Por eso, algunas veces nos hacen creer que cerezas son picotas. No debemos dejarnos engañar. Las picotas tienen el agujerito desde donde salía el pedúnculo perfectamente cicatrizado desde su recolección mientras que las cerezas, si se les arranca el pedúnculo, pierden líquido, se daña el fruto y se empiezan a estropear inmediatamente.
     Bueno, después de esta clase magistral de cerezas, os dejo con la receta del sorbete de picotas que no puede ser más sencilla.



SORBETE DE CEREZAS PICOTAS

Ingredientes: (Para 2 ó 4 personas)
250 gr. de picotas lavadas y sin hueso
1 limón
2 cdas. de miel
1 clara de huevo
1 pizca de sal

Preparación:
  • Lava las picotas y le quitas el hueso. Sécalas bien con papel de cocina. Reserva unas cuantas para decorar.
  • Pícalas hasta que las hagas puré. Yo lo hice con la Thermomix durante 1 minuto a velocidad aumentando de 5 a 10. Si no tienes Thmx puedes hacerlo con una batidora.
  • Exprimir el zumo del limón y colarlo. (Si las picotas están un poco fuertes echar sólo el zumo de medio limón. También depende de lo ácido que os guste el sorbete). Mezclarlo con el puré de picotas.
  • Echar las dos cucharadas de miel y volver a mezclar. (Probadlo y si os gusta más dulce, echad más hasta que quede a vuestro gusto).
  • En un cuenco, batid la clara hasta que esté a punto de nieve con la pizca de sal. Echadla al puré de picotas y mezclarla con movimientos envolventes para que no pierda el volumen.
  • Vierte la preparación en una fuente, preferiblemente metálica, tápala con film transparente y déjala en el congelador durante 1 hora.
  • Luego, sácala y bátela con un tenedor para romper los cristales de hielo y vuelve a congelarla unos 30 minutos más.
  • Con una cuchara, forma unas bolas y colócalas en un cuenco de helado. Adorna con lo que quieras, frutos secos picaditos, sirope de chocolate, ...
               

     Ahora tenéis que perdonarme por las fotos que os he puesto porque no han podido ser más escasas. Me parezco a uno de estos restaurantes donde la comida se pierde en el plato pero es que, se lo comieron todo ayer y sólo me han dejado para hacer una bola hoy y doy gracias porque si no, tendría que repetirlo de nuevo. Y es que, ¡está taaaan buenoooo! 
     Si lo véis derretidillo es que hace un montón de calor y el pobre no puede resistirse a fundirse. Probadlo y veréis qué rico. Bueno, espero en esta semana poneros otra receta refrescante, que yo nunca tiro nada y me ha sobrado una yema de huevo. ¿Qué haré..., qué haré...?

Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Archivo del blog

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas