MONA DE PASCUA

abril 18, 2014

EASTER BREAD
 

     Este año no me ha dado por las torrijas ni los pestiños típicos de mi tierra. Este año quería probar otra cosa y me he decidido por probar una mona de Pascua tradicional valenciana. Además, esta mona me recordó aquellos días que pasé en Limerick y en el que mis amigos polacos nos otorgaron una comida de Pascua con unos huevos pintados preciosos. He intentado hacerlos yo misma pero no tenía suficiente cáscara de cebolla y me han salido un churro. La próxima vez los haré bien. A vosotros os dejaré la receta por si queréis hacerlos.


     Como sabéis, me gusta saber de dónde vienen las palabras y los orígenes de todo y por eso, os voy a contar un poco la historia de la mona, ya que este mes no tenemos reto Whole Kitchen, pues me lo hago yo misma.
     El nombre de "mona", no tiene ninguna relación con ese divertido animal que todos conocemos. Su origen es la palabra "munna" que viene del árabe y cuyo significado literalmente sería "provisión de boca". La munna, era el regalo que los moriscos hacían a sus señores como celebración de la Pascua o lo que es lo mismo, el término de la Cuaresma, en la que tradicionalmente se llevaba un período de ayuno y de abstinencia de algunos alimentos.
     Esta tradición es típica de la zona este de España: Cataluña, Baleares, Valencia, Murcia, Aragón y Castilla La Mancha. Aunque también hay panes similares en Galicia y Asturias.
     La tradición marcaba que el padrino de bautizo o abuelo (que normalmente eran la misma persona) regalaban al niño una torta o roscón con tantos huevos duros como edad tenía éste. La edad máxima para recibir la mona eran los 12 años, en las que, como era la última, se le obsequiaba con un huevo extra. El regalo se hacía el Domingo de Resurrección y el Lunes de Pascua, fiesta en estos lugares donde la mona es típica, se salía al campo y se hacía una comida de Pascua donde se comía la mona.
     Los primeros escritos sobre la tradición de la mona de Pascua apuntan al siglo XVIII, aunque algunas fuentes lo sitúan a tiempos moriscos como he dicho antes.


     La mona tradicional valenciana es como un pastelito de masa parecida a la del Rosco de Reyes con un huevo duro y decorada con anisetes de colores. Por supuesto, la tradición ha ido dando paso a versiones cada vez más chocolateadas para diversión de los más pequeños. En Cataluña y Baleares ha cambiado bastante y en poco se parece a la tradicional porque ese panecillo se ha convertido en un bizcocho relleno de crema, chocolate o mermelada, cubierto de crema catalana o yema tostada y en los laterales adornada con almendras. Los huevos cocidos se han sustituido por huevos, pollitos o conejitos de chocolate, muchas plumas de colores y, con el auge del chocolate, cada vez se hacen más esculturas de chocolate para cubrirlas.
Fuentes: Wikipedia y el blog Ya está el listo que todo lo sabe.


     Como no es típico de por aquí, nuestra receta la hemos cogido del blog  El recetario de mi cocina y hemos añadido algunos toques diferentes que seguro os gustarán también. La realización la he hecho con la Thermomix (es que te facilita tanto el trabajo que merece la pena), aunque también os pondré la forma tradicional para hacerla, para los que se resisten a este aparatito tan útil.

MONA DE PASCUA - EASTER BREAD
     
Ingredientes:

Para la masa madre:
70 ml. leche entera
10 gr. levadura fresca de panadería
1 cdta. azúcar blanquilla
130 gr. harina de fuerza

Para la masa de la mona:
120 gr. azúcar blanquilla
La piel de una naranja (sin la parte blanca, que aporta amargor)
La piel de una limón (sin la parte blanca)
60 ml. leche entera
70 gr. mantequilla sin sal a temperatura ambiente cortada a cubitos
3 huevos M
20 gr. levadura fresca de panadería
15 ml. agua de azahar
450 gr. harina de fuerza
1 pellizco de sal

Leche fría para pincelar

Para la decoración:
Huevos cocidos
Confetti de colores
Bolitas de colores
Azúcar perlado

Preparación en Thermomix (T31):

De la masa madre:
  • Templamos un poco la leche en el microondas y la vertemos en el vaso de la Thermomix. Echamos la levadura desmenuzada y todo el resto de los ingredientes. Programamos 15 seg. vel. 4.
  • Retiramos la masa del vaso y hacemos una bola.
  • En un bol hondo, con agua calentita (entre templada y caliente, no muy caliente o se nos deshará la masa) introducimos la masa y dejamos reposar hasta que flote y haya doblado su volumen. (El agua en principio debe cubrir la bola).
  • Mientras esperamos, ponemos el azúcar en el vaso limpio y le añadimos la piel de la naranja y la del limón. Trituramos 30 seg., vel. 5-10. Bajamos los restos de la tapa y las paredes y, si hace falta, volvemos a triturar otros segundos y volvemos a bajar los restos.
De la masa de la mona:
  • Al azúcar aromatizado en el vaso, le echamos la leche, los huevos, la levadura desmenuzada, el agua de azahar, la harina de fuerza, la sal y la masa madre. Mezclamos 30 seg. vel. 6. Amasamos 3 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.
  • Volvemos a programar 3 minutos, vaso cerrado, vel. espiga y vamos añadiendo cubitos de mantequilla a la masa por el brocal. Cuando hayamos terminado, dejamos reposar en el vaso la masa hasta que doble su volumen. Para ello, cubrimos el vaso con un paño y lo envolvemos con una bolsa de plástico. Este paso suele durar entre 1 hora y media o 2. (Con el calorcito ya se nota que hace falta menos tiempo y esta vez, la masa se me salió un montón, pero no pasa nada, se vuelve  meter y listo).
  • Cuando haya doblado su volumen, programamos 1 minuto, vaso cerrado, vel. espiga.
  • Con las manos enharinadas o mejor cubiertas con un poco de aceite, sacamos la masa del vaso y hacemos una bola con ella. La ponemos sobre una superficie enharinada y la vamos dividiendo en mitades hasta que tengamos 8 porciones. (Salen bastante grandecitas, si la queréis más pequeñitas podéis pesar la masa y hacer 10 porciones iguales).
     En esta foto veis el tamaño que tienen si la dividimos en 8 porciones.


  • Con cada porción hacemos unas bolas, si podéis bolearlas mucho mejor porque así no se os abrirán durante la cocción, y le ponemos en el centro un huevo cocido o sin él, como más gustéis. (Yo, para evitar estar comiendo huevo duro durante una semana, sólo hice 2 con huevo).

  • En una bandeja de horno forrada con papel de hornear, ponemos las bolas. (Yo utilicé 2 bandejas para que no se pegaran en el levado). Las cubrimos con un paño limpio y las dejamos que doblen su volumen (una media hora o tres cuartos) en un lugar sin corrientes. (Yo lo meto dentro del horno sin encender, claro, y lo saco para precalentar el horno unos 15 minutos antes).
  • Pincelamos los bollitos con leche fría, que le da un tono dorado precioso. (También podéis pincelarlo con huevo batido).
  • Los decoramos con las bolitas de colores, el confetti y el azúcar. El azúcar perlado lo hice yo misma. Humedecí 100 gr. de azúcar con 10 ml. de agua de azahar. Le da un gusto muy bueno al azúcar y a la mona. Luego al hornearse queda duro y crujiente.
  • Metemos ya las monas en el horno precalentado a 180ºC durante unos 15-20 minutos.

Preparación de forma tradicional:
  • Preparamos primero la masa madre y para ello, ponemos la leche templada en un bol, desmenuzamos la levadura y añadimos todos los ingredientes. Mezclamos bien hasta conseguir una bola homogénea con ellos.
  • En un bol hondo, con agua calentita (entre templada y caliente, no muy caliente o se nos deshará la masa) introducimos la masa y dejamos reposar hasta que flote y haya doblado su volumen. (El agua en principio debe cubrir la bola).
  • Rallamos la piel de la naranja y la del limón y la mezclamos con el azúcar. En este caso, podemos utilizar azúcar glass para que la mezcla sea mejor.
  • Ponemos en un bol el azúcar y le echamos la leche, los huevos un poco batidos, la levadura desmenuzada, el agua de azahar, la harina, la sal y la masa madre. Mezclamos bien y amasamos durante unos 5 minutos. Tienen que estar bien integrados todos los ingredientes.
  • Añadimos la mantequilla poco a poco mientras amasamos otros 5 minutos. Dejamos reposar la masa hasta que doble su volumen, tapándola con un paño limpio y cubriendo el bol con una bolsa. (Serán entre 1 hora y media o 2).
  • Sobre una superficie enharinada, amasamos otra vez la masa, para quitarle todo el aire y hacemos una bola. La dividimos en mitades hasta que tengamos 8 porciones. (Si las queréis más pequeñitas, pesad la masa y divididla para hacer 10 porciones).
  • A partir de aquí podéis seguir las instrucciones de los últimos cinco puntos de la versión Thermomix.
 
      Esta es la versión con huevo y la de abajo la que no lo lleva.


     Como os dije al principio, os voy a dejar una receta para teñir los huevos con cáscara de cebolla. Me parece muy bonita porque los huevos adquieren un tono rojo precioso. Aunque aquí usa hojas para crear dibujos, los típicos en la parte de Polonia donde vivían mis amigos tenían los dibujos hechos con punzones o agujas grabados en la cáscara (pisanki). Siento que la receta esté en inglés pero creo que se entiende bien con las imágenes. Si tenéis algún problema, decídmelo y os la traduzco.

Foto via Pinterest
     Como me apetecía un montón ponerle otro adornito por encima, le hice una pegatina para poner en un palito deseando una Feliz Pascua a todos. Mirad qué bien quedó.


     Y para terminar, no perderse cómo quedó por dentro esta maravillosa mona. La miga estaba muy blandita y, cuando el panecillo se pone duro, se tuesta y está delicioso. Para tomarla con un chocolate como nos aconseja Patricia.


     Bueno, espero que la disfrutéis tanto como yo. Espero vuestros comentarios con mucha ilusión.
     Con esta entrada participo en el Carrusel de Blogs nº 18 de Las Cosas Ricas de Gaby.
     Con esta entrada participamos en los encuentros Sunday Time de Kidsandchic.


     

Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas